Abrir menu
Empresa
1 Sep '11

La Pasarela Arganzuela: un nuevo icono arquitectónico en Madrid

El puente que une ambas orillas del río Manzanares fue diseñado por Dominique Perrault Architecture y está iluminado con productos de Zemper

Desde el pasado mes de abril tanto el Parque como la Pasarela de Arganzuela, en Madrid, están abiertos al público.

En el año 2003, el Ayuntamiento de Madrid comenzó el gran proyecto de reordenación de los márgenes del río Manzanares, llamado "Madrid Río". El proyecto implicó por un lado hacer desaparecer la autovía M-30 de la superficie, enterrándola a 25 metros de profundidad bajo los márgenes del Manzanares, y por otro lado reordenar el cauce del río y crear un nuevo territorio para el disfrute de los madrileños, el Parque de Arganzuela.

Para unir ambas orillas del río, el Ayuntamiento además encargó la construcción de una pasarela. El encargo fue asignado al arquitecto francés, Dominique Perrault, quien realizó un icono arquitectónico y técnico de gran originalidad.

Su pasarela, de más de 250 metros de longitud, se sitúa entre el histórico puente de Toledo y el puente de Praga. Peatonal y dotada para carril bici, está conformada por dos grandes conos metálicos y permite no sólo cruzar el Parque de la Arganzuela, sino que se convierte además en una de sus entradas principales.

El parque, de 23 hectáreas y con una intencionada orografía irregular, contribuye a ocultar algunos de los equipamientos técnicos necesarios para el servicio de la autopista subterránea. Con un quiño a esta topografía irregular, la pasarela consta de dos conos que casi se tocan sobre la cima de una colina, y quedan desalineados para crear un vacío que se convierte en una nueva entrada al parque.
El primer cono -en el sur- comienza en la Avenida del Manzanares, sortea el río y luego se posa sobre la cima de la colina. Desalineado con el primero, el segundo cono -al norte- sobrevuela el otro lado del parque hasta llegar al Paseo de Yeserías. Con esta disposición se crea un mirador sobre el parque y la ciudad circundantes, así como un punto de vista excepcional sobre el Puente de Toledo.

Dimensiones impresionantes

Los dos conos, iluminados con productos de Zemper, tienen 128 y 150 metros de longitud respectivamente y su diámetro varía de entre 5 y 12 metros de un extremo al otro. Cada cono reposa sobre dos pilas situadas en los extremos, haciendo que la pasarela parezca realmente suspendida en el aire. La estructura principal es autoportante y está realizada en acero. Consiste en dos helicoidales que se cruzan en diagonal. Una banda plateada de malla metálica se entrelaza con la estructura principal y protege a los paseantes del sol y de la intemperie. Como si estuviese "cosida" en espiral, esta banda logra crear una línea dinámica y pautada dentro del Parque de la Arganzuela.

La malla metálica transforma y hasta transfigura la pasarela según el momento del día. Puede parecer filtrante, reflectante u opaca. Lo que por la mañana es un paseo con sombra, se convierte en un objeto luminiscente por la noche, a modo de gigantesca linterna.

Solicitar más informaciónConsultar catálogo en ConstrunarioConsultar web de la empresa

Noticias relacionadas

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios de forma más rápida y personalizada. Al acceder y continuar navegando en esta web acepta el uso de cookies. Para más información, lea nuestra Política de cookies
Aceptar
X

Suscríbete!

56.000 usuarios

ya reciben toda la actualidad de la
Arquitectura, Ingeniería y Construcción

SUSCRÍBETE