Abrir menu
Empresa
13 Jul '18

El Sistema Onduline Bajo Teja DRS protege el Real Monasterio Santo Tomás de Ávila

El Sistema Onduline® Bajo Teja DRS es una solución muy ligera, ideal para rehabilitación de tejados, dotando de una total impermeabilización y ventilación con 30 años de garantía

La empresa multinacional Onduline®, líder en sistemas ligeros de impermeabilización y aislamiento para cubierta inclinada ha participado en la rehabilitación del tejado del Real Monasterio de Santo Tomás, en Ávila, con su sistema de impermeabilización de tejados Onduline® Bajo Teja DRS, el sistema más utilizado en la rehabilitación de tejados de edificios históricos donde la protección del patrimonio cultura exige la mejor de la soluciones.

El Real Monasterio de Santo Tomás de Ávila es un complejo histórico único en la zona, y de gran atractivo cultural, que destaca por atesorar 3 excelentes claustros junto con una Iglesia de portada imponente y un magnifico retablo, joya del pintor palentino Pedro Berruguete.

Su construcción se debe al proyecto iniciado por Hernán Núñez Arnalte, tesorero y secretario de los Reyes Católicos, quien falleció antes de su comienzo, dejando bajo testamento la petición de su construcción a Fr. Tomás de Torquemada y a Doña María Dávila.

El 11 de abril de 1482 comenzó la construcción del claustro del noviciado bajo la dirección de Martín de Solórzano. Posteriormente, los Reyes Católicos participaron tanto en la construcción de la Iglesia, sobre todo en la capilla mayor donde se dio sepulcro al Príncipe Don Juan, como en los claustros del Silencio y de los Reyes.

El proyecto de rehabilitación del tejado del Monasterio ha afectado a varias zonas que presentaban diversas patologías derivadas de goteras y humedades. Primero se ha actuado reparando parte de la estructura y del entablado original que presentaba ciertos desperfectos, para posteriormente dotar de impermeabilización al tejado con el sistema Onduline Bajo Teja DRS, retejando finalmente con teja cerámica árabe recuperada en cobijas y nueva en canales.

Las tareas de rehabilitación del tejado han sido ejecutadas por la constructora abulense Velarenas, empresa perteneciente al Grupo Barba, y especialista en rehabilitación de edificios históricos, afectando a una superficie de aproximadamente 800 m2 de cubierta.

La rehabilitación de la cubierta ha constado de 4 fases de trabajo:

En primer lugar, se ha retirado la teja cerámica curva, recibida con mortero de cemento directamente sobre la tablazón de madera, recuperándose la mayor parte para su posterior uso como tejas cobija, dotando al tejado de una estética tradicional. Tras recuperar las piezas en buen estado, se han eliminado los restos de escombro existentes sobre el soporte para actuar posterior sobre el mismo.

En una segunda fase, se ha actuado sobre el soporte y la estructura de cubierta original realizando reparaciones y sustituyendo los elementos deteriorados. En las zonas más afectadas de la cubierta, se ha instalado un entablado de madera nuevo para regularizar y dar planimetría al tejado. No ha sido necesaria la instalación de un aislamiento térmico en cubierta dado el tipo de uso del espacio bajo cubierta, por lo que una vez reparado el soporte de la cubierta, se ha procedido a instalar la impermeabilización del tejado.

Con el soporte de cubierta recuperado, se procede a la colocación del sistema de impermeabilización de tejados: Onduline Bajo Teja DRS. La instalación de este sistema de impermeabilización de cubierta se realiza en seco, directamente sobre el soporte, mediante fijación mecánica a través de la parte alta de las ondas. En este caso, al tratarse de un soporte de cubierta de tablas de madera, la fijación de las placas Onduline® Bajo Teja DRS se ha realizado con clavos cabeza PVC Onduline® para madera.

La instalación se realiza rápidamente gracias a su sencillez y ligereza, lo que también se transmite en una manipulación cómoda e instalación segura. Las placas Onduline® Bajo Teja DRS son dispuestas directamente sobre las tablas, solapándose vertical y lateralmente y fijándose con 3 líneas de fijación por placa. En este caso, al contar con una teja cerámica curva como elemento de cobertura se ha optado por el modelo de placa Onduline® Bajo Teja DRS BT-150 PLUS, un modelo de alta resistencia al pisado, indicado para colocar tejas curvas con anchos de boca mayor de entre 18 y 22 cm.

Por último, una vez que la impermeabilización del tejado ha sido instalada, se arranca con la colocación de la teja cerámica curva. Las tejas árabes originales son utilizadas exclusivamente como tejas cobija, utilizándose una teja cerámica curva nueva para las tejas canales. De este modo, se mantiene la estética tradicional del tejado, aspecto primordial en la rehabilitación de cubiertas en edificios históricos como el del Monasterio de Santo Tomás de Ávila.

La teja cerámica curva se coloca directamente sobre las placas Onduline® Bajo Teja DRS sin necesidad de trazar líneas de replanteo, sirviéndose de la plantilla que ofrecen las propias placas con sus ondas y zonas planas. Además, gracias a la rugosidad de las placas Onduline® Bajo Teja DRS se proporciona un agarre natural a las tejas otorgando una mejor sujeción, y reduciendo la necesidad de material de agarre.

El resultado final de la rehabilitación de cubierta en este edificio histórico es un tejado de estética tradicional con total garantías y prestaciones en impermeabilización y ventilación. Debido a la confianza de Onduline® en su sistema de impermeabilización de tejados, este concede una garantía de 30 años en impermeabilización a cualquier cubierta protegida con Onduline® Bajo Teja DRS.
Solicitar más informaciónConsultar catálogo MultiformatoConsultar web de la empresa
Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios de forma más rápida y personalizada. Al acceder y continuar navegando en esta web acepta el uso de cookies. Para más información, lea nuestra Política de cookies
Aceptar
X

Suscríbete!

42.500 usuarios

ya reciben toda la actualidad de la
Arquitectura, Ingeniería y Construcción