×

Productos

    Abrir menu
    Novedad
    23 Sep '22

    Tripomant muestra las diferencias entre un tejado con aislamiento y otro sin aislamiento en verano

    Cuando no hay ningún tipo de aislamiento, este calor se filtra en tu vivienda y aumenta su temperatura sin que puedas hacer nada. Por mucho que abras las ventanas por la mañana y la ventilación sea la idónea

    El tejado es una de las partes de la vivienda más expuestas al sol. Cuando no tiene un buen aislamiento térmico puede convertirse en un invernadero difícil de soportar. Por eso, las últimas viviendas de cualquier edificio, los áticos, suelen tener problemas con el calor durante el verano. Cuando esto sucede la mejor solución es Tripomant. Pero, veamos las diferencias entre un tejado con aislamiento y otro sin aislamiento en verano.

    Debes tener en cuenta que el aire caliente entra de forma constante por el tejado durante el verano. Cuando no hay ningún tipo de aislamiento, este calor se filtra en tu vivienda y aumenta su temperatura sin que puedas hacer nada. Por mucho que abras las ventanas por la mañana y la ventilación sea la idónea, ese calor afectará de manera inevitable el confort dentro de tu casa. Por eso, es fundamental hacer algo al respecto.

    ¿Cómo es un tejado sin aislamiento en verano?

    Entre las principales diferencias entre un tejado con aislamiento y otro sin aislamiento en verano está que este último sufrirá las altas temperaturas que ya estamos notando en pleno mes de junio. El bochorno dentro de tu vivienda será imparable y tendrás que utilizar un aparato de aire acondicionado para poder estar en casa sin sufrir un golpe de calor. Si vives en un ático, la situación será bastante delicada.

    ¿Qué sucede al tener que depender de aparatos como el del aire acondicionado? Que tus facturas se incrementarán. Este tipo de electrodomésticos son bastante caros y tienen un consumo elevado. Si, además, tu vivienda no cuenta con el aislamiento idóneo, todo ese aire fresco terminará saliendo al exterior. Por lo tanto, tendrás una dependencia total del aire acondicionado para que puedas estar en tu casa sin sufrir por el calor.

    Además de todo esto, cuando tu casa no tiene un aislamiento adecuado vas a sufrir otro tipo de consecuencias. Por ejemplo, descansarás peor por las noches debido al calor, estarás agobiado si trabajas desde casa o tienes que estar mucho tiempo en ella, el uso del aire acondicionado puede favorecer que tengas catarros o gripes con mayor frecuencia, etc. Por tanto, hay muchos inconvenientes cuando un tejado no está bien aislado.

    ¿Cómo es un tejado aislado con Tripomant?

    Ya hemos visto una de las diferencias entre un tejado con aislamiento y otro sin aislamiento, pero ahora nos vamos a centrar en el primero. Cuando en un tejado Tripomant se encuentra instalado, las ventajas son enormes. Ese calor que antes entraba se encuentra ahora mismo bloqueado. Ya no volverás a tener la sensación de estar como en un horno en tu propia casa. Todo lo contrario. La diferencia va a ser notable.

    Asimismo, no tendrás que depender de ningún aparato de aire acondicionado. Con ventilar tu casa por las mañanas será suficiente para que ese aire fresco perdure a lo largo de todo el día. Tu vivienda habrá pasado de ser un invernadero a convertirse en un espacio cómodo en el que te apetezca estar. Ya no tendrás que salir a ninguna terraza si no te apetece por el hecho de no soportar el calor dentro de tu hogar.

    Con todo, Tripomant tiene una serie de ventajas adicionales para tu vivienda. No volverás a sufrir humedades, tendrás un aislamiento acústico que hará que los ruidos de los vecinos o del exterior te molesten y perturben tu tranquilidad, y aumentarás el valor de tu vivienda. Así, en el caso de que la quieras vender o alquilar lo vas a poder hacer por un precio mucho más alto. La demanda de hogares aislados está aumentando.

    El tejado, una de las primeras partes de una vivienda para aislar

    El aislamiento de la fachada y del suelo también son importantes, pero el tejado es una de las zonas sensibles por las que conviene empezar. Si aíslas la fachada, pero no el tejado, el calor seguirá entrando en tu hogar afectando al bienestar que haya en su interior. Por tanto, en Tripomant insisten siempre en lo necesario que es aislar esta parte de la vivienda. Notarás una gran diferencia desde el primer día.

    En Tripomant encontrarás varios tipos de aislantes térmicos para tu vivienda que te permitirán disfrutar de una temperatura idónea. Ya no volverás a dormir mal por culpa del calor o a sentirte agobiado debido a las altas temperaturas. Ahora que ya conoces las diferencias entre un tejado con aislamiento y otro sin aislamiento ¿qué decisión vas a tomar? No esperes demasiado, el verano ya está aquí.

    Imágenes: GLady, Ketut Subiyanto
    Advertisement

    VIDEOS

    ×
    Filtros
    Visualizar en modo Cuadrícula Visualizar en modo Listado
    anterior
    página de
    siguiente
    Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios de forma más rápida y personalizada. Al acceder y continuar navegando en esta web acepta el uso de cookies. Para más información, lea nuestra Política de cookies
    Aceptar
    X

    Suscríbete!

    56.000 usuarios

    ya reciben toda la actualidad de la
    Arquitectura, Ingeniería y Construcción

    SUSCRÍBETE