España, 19 de Septiembre de 2014

  Recomiéndanos  /  Ir a Construnario

  


 Boletines
 
Mantente informado de todo lo que acontece en el mundo de la construcción. Recibe diariamente nuestro boletín. Totalmente gratuito.
 
  tu correo:  

  


 

 

 

FUENTE: Roca Sanitarios


La evolución del cuarto de baño
La evolución del cuarto de baño

El término cuarto de baño es un concepto moderno, y su historia debe entenderse a través de la evolución de conceptos que se ubicaban en espacios diferentes hasta hace poco: las necesidades corporales y el ritual del baño, a los que se sumó, ya a finales del siglo XIX un nuevo hábito: el aseo de las manos como medida preventiva ante el contagio.

Las necesidades corporales han sido consideradas en la mayoría de las civilizaciones como indecorosas, privadas y a realizar lejos de la vivienda. El orinal, inventado en Grecia, con diversas adaptaciones según la época, fue no sólo el instrumento al uso en el siglo XIX sino un símbolo de estatus. Mientras, el baño tuvo diferentes connotaciones: religión y placer en Egipto; actividad social en Roma; prácticamente total olvido en la edad Media; higiene, religión y acto social en el Islám.

No fue hasta finales del siglo XVI que se empezó a vislumbrar un sustituto al orinal. En 1596 Sir John Harrington, ahijado de Isabel I, ideó un asiento con un desagüe subterráneo y deposito de agua. Por el simple proceso de sacar un tapón de la cisterna, el agua caía dentro del asiento y vaciaba su contenido. La invención de Sir Harrington no tuvo éxito, el invento, denominado “Ajax” no retenía los olores. Sin embargo, Sir Harrington había inventado el primer inodoro.

Los sanitarios modernos

El inicio de los sanitarios modernos lo debemos situar en el siglo XVIII, gracias a las novedades introducidas por Alexander Cummings y Joseph Bramah. El último tercio del siglo XVIII supone también la implantación de un concepto hasta ese momento desconocido y que sería el precursor del cuarto de baño actual: la limpieza se asocia con la salud y no sólo con el adorno y la apariencia.

Para vencer las enfermedades contagiosas como la peste, la cólera, el tifus y la fiebre amarilla, entre otras, se perfilan las primeras medidas de higiene generalizada: lavarse la manos habitualmente y aseo diario con agua y jabón. Estos hábitos son difundidos a escala internacional a través de médicos y políticos de la época. A causa de ello, a finales del siglo XIX los cuartos de baño empiezan a generalizarse, y los arquitectos los incluyen ya en sus planos de viviendas: por primera vez se asocia la limpieza de la piel con un espacio doméstico específico y se pone fin a la tina y la jofaina en las habitaciones.

También durante el siglo XIX avanzan en Inglaterra los trabajos de urbanismo, que proponen la creación de fosas sépticas y de un mecanismo de evacuación de las aguas residuales hasta el desagüe, en todas las nuevas construcciones. Es el inicio del sistema del alcantarillado moderno, que incide decisivamente en la modernización del cuarto de baño, gracias a la  completa instalación sanitaria: tuberías, grifos, desagües; al calentador del agua, que sustituyen a los recipientes de agua caliente que había que desplazar a las habitaciones, y al mobiliario complementario: toallero, percha, jabonera, armarios.

El calentador del agua hizo revivir el baño como rutina de limpieza privada, ya que  volvieron a concebirse como una actividad de disfrute.

Siglo XX

La importancia del cuarto de baño en la vivienda se consolida en el siglo XX; prueba de ello es el trabajo de los arquitectos, que en esta época dedican ya el triple de espacio en los cuartos de baño que en el siglo anterior. Durante este periodo los cuartos de baño se van acercando a la vivienda, hasta ocupar un lugar importante dentro de la misma. Hasta entonces, los edificios tenían un solo cuarto de  baño para todas las viviendas, que se situaba en la planta baja: en el Eixample barcelonés aún existen edificios que conservan este espacio, aunque ahora dedicado a otros usos.

Por su comodidad y facilidad de limpieza, la porcelana blanca se impone a los recargados diseños victorianos que hasta el momento dominaban la estética de los aparatos sanitarios. En los años 20, los baños en suite empiezan a popularizarse en Estados Unidos, una moda que sin embargo no llegará a Europa hasta 1980. Entre 1920 y 1930 en Inglaterra se empieza a generalizar el uso de la electricidad, lo que influye en gran manera en la decoración de los cuartos de baño. Se empieza a experimentar con diferentes colores en la manufacturación de aparatos sanitarios. En España, la porcelana sanitaria se introduce en 1936 de la mano de Roca, que en 1943 inicia la comercialización de porcelana del sector.

A lo largo de este siglo el cuarto de baño experimenta su gran transformación como concepto. Esta pieza de la vivienda  empieza a convertirse en un símbolo de ostentación, un espacio que se cierra durante su uso, pero que queda abierto para ser mostrados a las visitas; el número de baños en un hogar nos indica también su categoría. En el cuarto de baño de hoy, el mobiliario se amplía: armarios, espejos, luces, plantas, mamparas, básculas y aparatos gimnásticos conviven con el lavabo, bañera, bidet, ducha. Se tiende a la ducha diaria, pero además la amplia variedad de aparatos higiénicos conduce a la especialización de l aseo personal  a otras formas de higiene asociadas a la relajación. Hoy, pues, el cometido del cuarto de baño no es el meramente higiénico: salud física y psicológica, estética, ocio o cultura son algunos de los aspectos muchas veces ya indisociables a este aspecto.

El baño del futuro: personalización, flexibilidad y tecnología

El cuarto de baño es cada vez una pieza más importante dentro de la vivienda, hasta el punto de haberse convertido ya en un símbolo de estatus y haber incrementado de forma importante su extensión, una tendencia que se acentuará en el futuro. La atención que recibe este espacio, le conducirá inevitablemente a convertirse en una de las primeras estancias en adaptarse a las nuevas situaciones sociales.

El proceso continuo de estudio de las necesidades de la sociedad ha llevado a Roca a la convicción de que el cuarto de baño del futuro será muy diferente según la condición del propietario de la vivienda: familias y parejas sin hijos tendrán cuartos de baño diferentes , lo mismo que sucederá con hombres o mujeres que vivan solos. Igualmente, el incremento del colectivo de la tercera edad obligará al diseño de cuartos de baño específicos para este mercado, con equipos pensados específicamente para que las personas de mayor edad consigan la autosuficiencia.

En este sentido, Roca ha definido ya el cuarto de baño de la pareja del futuro, un proyecto presentado en Casa Decor Barcelona 2003 bajo el sugerente nombre de “Juntos pero no revueltos”. El nuevo espacio para la pareja es en realidad un compendio de tres áreas: zona de relax, espacio íntimo para el aseo de él, espacio íntimo para el aseo de ella. Estos dos últimos con una decoración diferenciada, a adecuada a los gustos de cada uno.

Por otro lado, la adaptación del cuarto de baño a las diferentes situaciones sociales llevará a una nueva concepción del espacio cuarto de baño, de modo que los aparatos sanitarios puedan ser cambiados de emplazamiento con gran facilidad, sin necesidad de acometer grandes obras ni afrontar costos elevados. El cuarto de baño, lo mismo que otras estancias de la casa, deberá poder ser remodelado fácilmente a medida que cambien las necesidades o lo hábitos de los ocupantes de la vivienda.

Es por este motivo que Roca h emprendido el proyecto “Los Sanitarios Muebles”, un prototipo presentado dentro del marco de Casa Barcelona en el Salón Internacional de Construmat 2003, en colaboración con el reconocido arquitecto David Chipperfield. El proyecto podría definirse como una simbiosis de muebles y sanitarios que otorgan al espacio baño una casi total flexibilidad, a la par que una gran funcionalidad. Las conducciones circulan por un falso suelo registrable, que posibilita cualquier cambio en la ubicación de los equipamientos sin necesidad de trabajos de albañilería.

La tecnología está también destinada a irrumpir en el cuarto de baño de forma notable. Ya en la actualidad, Roca ofrece equipamientos sanitarios con la más avanzada tecnología: cromoterapia, hidromasaje plantar, ducha escocesa, conexión a CD y baño de vapor con recirculación son prestaciones ya disponibles en algunos de sus modelos de hidrosaunas, mientras que el inodoro-bidé Multifunción 2 incorpora un panel de control con funciones como el lavado, secado, bidé, temperatura de asiento o desodorante. A parte de una tecnología cada vez más sofisticada en los equipamientos propios del cuarto de baño, nuevos elementos tecnológicos están destinados a irrumpir en esta zona en el futuro: teléfono, televisor y equipos de audio son algunos de los elementos que formarán parte dela decoración de una estancia donde cada vez pasamos una porción más grande de nuestro tiempo.

 

Volver