Abrir menu
Empresa
11 Abr '16

Calzos para acristalamiento partibles, triples anti-deslizantes

Cómo se colocan

¿Qué cualidades debe tener un calzo para acristalamiento? Debe tener resistencia suficiente para soportar el peso de los cristales. Que pueden ser simples, pero sobre todo, dobles o triples. Debe tener la suficiente dureza para no romperse, pero una cierta capacidad de deformación que permita amortiguar el peso o carga del cristal y evitar que éste termine rompiéndose.

El material debe tener una vida tan larga como la de la ventana, para que el propietario no soporte pérdidas de energía por descolocación del cristal, ni vibraciones causadas por el uso de un calzo que se deteriora con el tiempo.



Los calzos existen o se usan desde que existen las ventanas con cristal.

Originalmente se ha usado todo tipo de materiales, desde cuñas de madera, pasando por tacos de corcho, porexpan u otros materiales que servían para calzar. Es lo que había.

Todos sabemos que este tipo de materiales no son lo más adecuado porque se deterioran. La madera puede ser de muchos tipos: más dura, más blanda, más resistente a la humedad o menos. Pero por ser un producto de origen biológico, el final es que se deteriora y, o bien lo cambias, o bien el cristal se descoloca. Por otro lado, la madera no es el material más adecuado para resistir el peso de un cristal doble o triple o, simplemente un cristal de grandes dimensiones.

Otro tanto ocurre con el corcho natural. Absorbe mejor las vibraciones, amortigua mejor el peso que la madera y tiene un tiempo de deterioro más largo. Pero el final es el mismo.

Durante un tiempo se han usado calzos en forma de taco de materiales como el porexpan. Son más duraderos, soportan mejor las vibraciones. Pero se deterioran también al cabo de un tiempo y no cumplen la función correctamente.

¿Qué cualidades debe tener un calzo para acristalamiento?

Debe tener resistencia suficiente para soportar el peso de los cristales. Que pueden ser simples, pero sobre todo, dobles o triples.

Debe tener la suficiente dureza para no romperse, pero una cierta capacidad de deformación que permita amortiguar el peso o carga del cristal y evitar que éste termine rompiéndose.

El material debe tener una vida tan larga como la de la ventana, para que el propietario no soporte pérdidas de energía por descolocación del cristal, ni vibraciones causadas por el uso de un calzo que se deteriora con el tiempo. Es el caso típico de la ventana que vibra con el paso de un camión cerca.

El calzo debe romper el puente térmico entre el exterior e interior de la ventana. No vale de nada colocar una ventana con un cristal doble de alta calidad, si después se fija con calzos inadecuados, que descolocan el cristal haciendo que se pierda el calor. O se resquebraje la junta del acristalamiento, dando lugar a condensaciones dentro de la cámara. O que el cristal actúe como amplificador de las vibraciones o el sonido exterior.

Les presentamos el calzo que cumple con todo lo dicho. Y, con mucho más.

Esto que ven aquí, son nuestros reconocidos calzos partibles o tiras de tres calzos. Un producto patentado de Jómbar que además de dar respuesta a las exigencias, tiene unas características que lo hacen el mejor producto del mercado.

Es un producto previsible. Los profesionales saben como se va a comportar. Su resistencia a la compresión es la adecuada. Como demuestran las pruebas realizadas por los laboratorios AIJU. Hechas en base a la norma ISO 868 para dureza Shor y a la ISO 604, para compresión.

Su diseño es fruto de la experiencia de muchos años. Por eso, las tiras de tres calzos presentan una cara antideslizamiento. Por eso, de las tres piezas que componen la tira, una de ellas es plegable y partible sin esfuerzo o uso de cúter o herramienta alguna. Y la otra es plegable y más difícil de separar.

Esto permite dar muchas posibilidades al profesional cuando está fijando el cristal al marco. Puede fijar la esquina sin necesidad de colocar ninguna plantilla para el calzo. Simplemente lo dobla y lo coloca. Si quiere repartir el peso, lo puede separar en sus componentes. En resumen, tiene muchas posibilidades.

Si observamos la otra cara de nuestra tira de tres calzos, veremos que presenta un dibujo con oquedades. Que además de ser identificativos del producto, sirven para dos cosas. Refuerza su capacidad de reparto de las fuerzas que soporta. Y, para quien quiere o necesita usar un producto fijador, como, por ejemplo, la silicona, mejora la adherencia.

Jómbar suministra también la mejor herramienta para la colocación de los calzos. Nuestra pala está fabricada en plástico de alta resistencia. Una pala Jómbar es para siempre.

La gama de calzos Jómbar es la más ámplia del mercado. Nuestra empresa fabrica también soluciones a medida de nuestros clientes.

Nuestro departamento técnico puede ofrecerle la solución que mejor se adapte a sus necesidades. Y suministrarle la información necesaria para realizar una aplicación perfecta.

En la siguiente imagen, les mostramos de forma general las posiciones en que se colocan los calzos.



Solicitar más informaciónConsultar catálogo MultiformatoConsultar web de la empresa
Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios de forma más rápida y personalizada. Al acceder y continuar navegando en esta web acepta el uso de cookies. Para más información, lea nuestra Política de cookies
Aceptar
X

Suscríbete!

42.500 usuarios

ya reciben toda la actualidad de la
Arquitectura, Ingeniería y Construcción

SUSCRÍBETE